www.localglobal.cl

Correo: contacto@localglobal.cl

LOCAL GLOBAL

CORREO

contacto@localglobal.cl

CHILE

SALUD MUNICIPAL

 

 

Elementos para la construcción de una nueva Salud para Chile.

Mesa Social por el Derecho a la Salud en Chile.

Declaración Mesa Social

 

ELEMENTOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA NUEVA SALUD PARA CHILE

 

 

La Mesa Social por el Derecho a la Salud, es una plataforma constituida desde agosto de 2018 que aglutina a diversas organizaciones de la sociedad civil, unidas bajo la convicción de que construir una mejor salud para Chile, es un desafío que debemos asumir colectivamente, dejando de lado nuestras diferencias para poner por delante el interés común.

 

Chile tenía un modelo de salud que caminaba hacia garantizar la salud como un derecho a través de un sistema único. Sin embargo este proceso fue interrumpido por la dictadura cívico-militar, que implantó un modelo de mercado e individualista. Este sistema impuesto no fue revertido por los Gobiernos posteriores al retorno de la democracia, muy por el contrario fue consolidado.

 

Como Mesa comprendemos la salud como un derecho de carácter multidimensional y que debe estar garantizado en la Constitución, entendiendo que la salud de los pueblos y las comunidades se encuentra influenciada por determinantes sociales como el trabajo, el ingreso familiar, la educación, la vivienda, el género, la orientación sexual, el transporte, el ambiente libre de contaminación o la pertenencia a un pueblo originario, que inciden en el proceso salud-enfermedad.

 

Rescatamos los principios de la Conferencia de Alma-Ata como estrategia para la atención territorial de la población en nuestro sistema de salud, que debe incluir una visión centrada en la persona y los determinantes sociales de la salud, trabajo intersectorial y con elementos participativos vinculantes y democratizadores, tanto de los trabajadores como la comunidad organizada, y priorizando la promoción y prevención.

 

Actualmente tenemos un sistema de protección social y de atención que no responde a los principios de la seguridad social en salud. Esta se constituye por seguros privados, altamente discriminatorios, llamados Isapres y un gran fondo público llamado Fonasa que protege a la mayoría de las personas. Debemos avanzar a una protección social que incorpore los principios de universalidad y solidaridad como exigencias ineludibles, y que sólo se materializa en la práctica por un fondo único y estatal eliminando las Isapres, para garantizar el derecho antes enunciado en cuanto a promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación.

 

Indudablemente, uno de los puntos para construir una salud diferente, es el del financiamiento de la salud, cuyo gasto se sustenta en función de cotizaciones individuales y con topes para aquellos que deberían aportar más por contar con más recursos. Consideramos que hay más justicia en un financiamiento basado en impuestos generales antes que un modelo que se base en el aporte individual, el cual es profundamente regresivo.

 

Como sociedad hemos ido ahondando en mecanismos de transferencias de recursos hacia los prestadores fuera de una lógica sanitaria, de forma ineficiente e inequitativa, donde los recursos con los que cuenta el sistema público son traspasados a prestadores privados. La libre elección constituye una moneda de dos caras, porque para que existan personas que puedan elegir tienen que existir personas que no pueden realizarlo y esto es contrario al derecho a la salud.

 

Es claro que el actual modelo de atención de salud privilegia el costo-beneficio por sobre las necesidades de salud de las personas, transformándose en un sistema deshumanizado. Los prestadores públicos y privados se encuentran fragmentados y deben ser reemplazados por un sistema de prestadores integrados, públicos, sin fines de lucro, gestionados en base a una lógica sanitaria y financiados directa y exclusivamente por el sistema de seguridad social, sin la existencia de copagos.

 

Nuestro sistema de salud debe ser transformado estructuralmente, en el fondo y la forma, y no sólo administrado o mejorado. Es momento de empezar una nueva construcción de realidades, que levante soberanía popular en salud, cuestionando el modelo actual con todos sus paradigmas, para construir una nueva salud para todas y todos.

 

 

 

 

¡LA SALUD LA CONSTRUIMOS UNID@S!